Del MANIFIESTO PARA LA INSURRECCIÓN TRANSFEMINISTA

Dinamitemos el binomio género y sexo como práctica política. Sigamos el camino que empezamos, “no se nace mujer, se llega a serlo”, continuemos desenmascarando las estructuras de poder, la división y jerarquización. Si no aprendemos que la diferencia hombre mujer, es una producción cultural, al igual que lo es la estructura jerárquica que nos oprime, reforzaremos la estructura que nos tiraniza: las fronteras hombre/mujer. Todas las personas producimos género, produzcamos libertad. Argumentemos con infinitos géneros…

Una frase para estos días difíciles

Cuando los Nazis vinieron por los Comunistas, no dije nada; después de todo, yo no era un comunista. Cuando encarcelaron a los Demócratas Sociales, no dije nada; después de todo, yo no era un Demócrata Social. Cuando vinieron por los trabajadores sindicalistas, no dije nada; después de todo, yo no era un sindicalista. Cuando vinieron por los Judíos, no dije nada; después de todo, yo no era un Judío. Cuando vinieron por mí, no había quedado nadie que protestara.

Martin Niemöller

Los feminismos liberales me han traicionado y espero crecer sobre el estiércol

Las disidentes hemos pasado nuestras vacaciones con sinsabores. Hoy escribo desde la sorpresa y la indignación. Hemos vivido una serie de situaciones violentas que me han llevado a pensar hasta qué punto en este mundo uno depende de los puntos de vista, de las opiniones y de los interpretaciones de los demás. Me parece que la violencia que vivimos en este sistema patriarcal es muy grande y que no se trata de violencias de los hombres sobre las mujeres, se trata de una violencia sistémica en la que se han logrado leyes para proteger a las desprotegidas pero a veces, de una forma sumamente perversa, hay quienes utilizan las leyes o medios de comunicación, como las redes sociales, para desprestigiar a una persona por una cuestión de despecho, por una amargura incontrolable, por un duelo mal elaborado, que desde mi punto de vista es algo que debería quedar entre dos personas, en la intimidad de los amores, de los desamores y los odios, en los oscuros rincones de nuestros cajones de tristezas y las alegrías.

Sigue leyendo