La disidencia de los manifiestos

Hoy hemos publicado dos versiones de manifiestos, el Futurista y el SCUM, ante los cuales Las disidentes nos encontramos enfrentadas. El mundo ha cambiado mucho desde que se es escribieron estos textos, la situación social es diferente, pero el radicalismo de ambos manifiestos es contrario a lo que nosotras entendemos como la búsqueda de una sociedad más justa.  No podemos aceptar ni la intención de destruir a los hombres ni la de destruir a las mujeres, porque lo que queda claro es que los extremos se tocan y lo único que ambos manifiestos exaltan es la violencia, una violencia estructural que no cambiará nada, que lo único que hará será mantener al sistema tal y como está ahora. La violencia, no importa si viene de un hombre o de una mujer, es una forma que tiene el sistema de mantenerse, una forma de destrucción que el sistema utiliza para mantenernos amarrados al odio y a la permanencia. La violencia, venga de quien venga, es destrucción del otro.

Manifiesto SCUM por Valerie Solanas

Primer Manifiesto del Futurismo

2 pensamientos en “La disidencia de los manifiestos

  1. Estoy completamente de acuerdo con lo q dicen, completamente!!! primero y principalmente: por principio, por amor a la vida, al mundo y a los humanos.
    Y por experiencia: ya sè q la violencia no lleva sino a mas violencia…hubo un momento de mi vida en q pensè…”¿serà q el dia q cada colombiano tenga un muerto en esta eterna guerra civil lograremos entender q tenemos hacer las cosas por las buenas?” … Hete aqui q podriamos decir q cada colombiano tiene ya su o sus muertos: conocidos, cercanos o profundamente sentido, y? nada! seguimos en manos de la gente q por una u otra razòn se siente con el derecho de imponerse por la fuerza y aunq siempre sufren mas los mas dèbiles, los fuertes tampoco pueden vivir en paz a causa de su propia guerra, siempre se volverà contra ellos mismos mas temprano q tarde.
    Asi q me gustan las disidentes: ni con uno ni con otro, construyendo un camino de paz entre los muchos q hay de un extremo a otro. Las falsas dicotomias no me engañan!

Los comentarios están cerrados.