“Miss Bear” Por Javier Sáez.

Ya ha pasado casi una década desde que se organizaron en España las primeras asociaciones de osos. En aquel momento la entrada de la comunidad bear en el ambiente gay español supuso una rebelión social y política importante: otros cuerpos, otras estéticas y otras edades que habían sido excluidas por la moda gay dominante se hicieron respetar, y logramos abrir la mentalidad y los espacios de las culturas gays a los cuerpos gruesos, peludos y mayores.

En aquel momento comenzaron también las primeras parodias de los concursos de belleza, los llamados Mister Bear. Los osos desafiábamos la idea del cuerpo escultural y la misma idea de belleza: la noción de míster o de miss implica siempre establecer un canon de belleza estándar, algo que por definición no tenía sentido entre nosotros. Por eso los mister bear eran algo desenfadado, camp, y burlón, en la medida en que se trataba de cuestionar precisamente que hubiera personas objetivamente “guapas”. Podía ganar cualquiera, un oso mayor y barrigón, un joven tímido que bailaba fatal, o uno más basto que un arado, porque era simpático o porque era tímido… daba igual.

Pero el capital lo asimila todo. Con el tiempo los concursos de Mister Bear pasaron a ser un reflejo de eso mismo que querían cuestionar: cuerpos cada vez más cachas, y hombres cada vez más guapos… y más viriles. Y un empresariado voraz encontró un filón económico inagotable alrededor de estos macroeventos que son ahora los Míster Bear, sobre todo en Estados Unidos. Paralelamente, un discurso y una actitud cada vez más plumófobos y misóginos se extendieron entre la comunidad bear, hasta el punto de que ahora mismo hay dos posiciones enfrentadas: los que quieren ser “normales” (o sea, como los heterosexuales, sin pluma, muy machos, que no se les note que son maricas, integrados en el sistema hetero) y los que no. Personalmente me sitúo en esta última posición. Para mí es más interesante cuestionar eso de la normalidad, que al fin y al cabo es algo aburridísimo. Y políticamente el discurso del “oso masculino, hombre de verdad” es muy reaccionario, supone aliarse con el discurso homófobo que siempre ha detestado y perseguido a las maricas plumeras. Aparte de que los osos con pluma son como las meigas: haberlos haylos. Afortunadamente. Como decía Jesucristo a sus discípulos, cuando fundó el primer club bear de la historia: “El que esté libre de pluma que tire la primera lentejuela”.

Este mismo debate se ve en los concursos de Mister Bear: premios cuantiosos, nada de pluma, cada vez más músculo, cada vez gente más guapa y más joven. Y cada vez menos discurso y menos compromiso social. Al menos los Mister Bear americanos siempre han tenido una vertiente solidaria importante, recaudaban mucho dinero en sus eventos y gran parte se dedicaba a la lucha contra el sida. En España, salvo alguna excepción, no ha habido campañas solidarias a partir de las fiestas organizadas por osos, aunque hay que reconocer que los distintos mister bear españoles se han mostrado siempre muy dispuestos a colaborar cuando ha hecho falta, por ejemplo en las campañas que hicimos de uso del preservativo Pelos Sí, A pelo no. BEARback yes, Bareback no.

Los osos estamos en situaciones paradójicas interesantes: no damos la imagen del marica afeminado, y eso rompe con un estereotipo, pero tampoco somos hombres de verdad porque somos maricas (y el hombre de verdad es hetero). Hacemos concursos de belleza, cuando siempre nos hemos reído de la idea de belleza. Cultivamos la imagen de masculinidad pero bailamos como locas cuando nos da la gana. Creo que podemos explotar esas contradicciones para cuestionar el orden heterocentrado en que vivimos. Estas paradojas estás vinculadas a otro de los tópicos de la cultura osuna: somos naturales. Vamos, que los osos acabamos de bajar andando de los Picos de Europa. Pero resulta que en vez de miel tomamos cerveza, éxtasis, popper, ghb, coca o ketamina, y en vez de ir desnudos, vestimos camisas a cuadros, vaqueros, cinturones, botas, gorras, tirantes, nos recortamos cuidadosamente la barba y la perilla, nos afeitamos la cabeza, nos tatuamos… Curiosa naturaleza. Somos una subcultura que juega y disfruta con los rasgos de la masculinidad, pero de ahí a creerse que ésta existe como algo “natural” hay un peligroso paso. En realidad esta palabra encierra otra trampa: la palabra “natural” significa heterosexual. Para el código hetero, los hombres “de verdad” no se cuidan, no se ponen camisas de licra, no se pintan, no llevan tacones, no chillan, no lloran… es decir, son “naturales” (pero ojo, tampoco follan con tíos, eso es “antinatural”). El problema es que la artificiosidad con que se construye el hombre “de verdad” no se ve, es una omisión. Es silenciosa, muda. Supone controlar sus gestos (¡esas manos!), sus voz (¡no grites!), sus ojos (no mirarás el paquete ajeno), su cuerpo (¡esas caderas!). Los hombres deben bailar con la movilidad del robot R2D2, como mucho.

Lo importante del código “natural” es obedecer a esa ley según la cual los hombres no hacen cosas raras con su cuerpo ni con su vestimenta. Ese “no hacer” es lo masculino, y en realidad se basa en “controlar”. Pero ese mismo el dispositivo es tan artificial como la pluma. Lo que uno aprende desde pequeño – todos los niños varones-, es a reprimir y controlar cualquier gesto, voz y deseo que pueda revelar “afeminamiento”. Y si uno es marica, aprende mucho más rápido a reprimir esos signos externos, hasta el punto de que a veces me pregunto si la masculinidad excesiva de que hacemos gala los osos (esa voz grave, esos gestos torpes, rudos y bruscos, esos abrazos golpeándonos las espaldas con fuerza, esa exhibición del vello corporal) no son sino una consecuencia de ese aprendizaje “quenosemenotequesoymarica” generado por el terror infantil a ser descubierto. Ya se sabe, lo peor en un colegio es ser el niño mariquita. Para disimular algunos aprendimos demasiado bien el código y nos hemos pasado. Y por eso hablamos aquí de traición: los niños proto-osunos sobrevivimos en la escuela y en el instituto con nuestros gestos machirulos y nuestra barba precoz. “Pasamos” por hombres de verdad, algunos incluso jugábamos al fútbol. Los niños menos obedientes, o peor adiestrados, de pluma incontrolable, perecieron en el intento de ser normales (o ni siquiera lo intentaron, en un gesto que les honra), se convirtieron en niños mariquitas, y sufrieron el escarnio, la humillación, el insulto y la violencia. La misma violencia que está detrás de frases como “entre los osos no tiene cabida la pluma”.

Han surgido últimamente discursos que quieren domesticarnos, volvernos hombres buenos, sanos, formales. Yo no quiero participar de esa nueva especie protegida, ni quiero acabar como el osito polar Knut del zoo de Berlín, saliendo en la tele para que me acaricien heteros curiosos y comprensivos con mi “diferencia”, contentos porque “no se te nota nada”. Tampoco represento ni soy portavoz de la comunidad bear, que por suerte es muy diversa, variada y numerosa. Hablo por mí mismo; creo que hay un potencial subversivo en mi cuerpo abyecto y en el exceso: soy una osa pasiva, como y bebo demasiado, estoy gordo y me drogo, y si me quieren encerrar para espectáculo de heteros muerdo y doy zarpazos. No todos los osos tenemos buen rollo, somos pacíficos, bonachones y amigables. Depende con quién y para qué. Yo al menos me siento más cerca de las bolleras, las trans y las maricas que de los hombres de verdad, masculinos y viriles, que han sembrado el terror desde hace milenios en todas las culturas.

En el último cómic de Ralf König, Troya, vemos a tres osos que sacan de su cabaña a patadas a una marica plumera, porque se ha gastado todo el crisco en hacerles una tarta. La marica desaparece en la oscuridad, y es probablemente devorada por los lobos. Los osos empiezan a sentirse mal al ver que no aparece, cambian su actitud, y comentan: “Quizá debería haber un trato más solidario entre los hombres de verdad y las mariconas histéricas”.

A veces un simple cómic nos puede dar la clave para el futuro.

******************

Javier Sáez es autor del ensayo Teoría queer y psicoanálisis (Síntesis, 2004), y coautor con GTQ del libro El eje del mal es heterosexual (Traficantes de Sueños, 2005). Dirige la revista queer http://www.hartza.com. Actualmente trabaja en el Fondo Social Europeo.

Fuente: http://www.hartza.com/missbear.htm

Un pensamiento en ““Miss Bear” Por Javier Sáez.

Los comentarios están cerrados.