¿Terrorismo absurdo? La verdad acerca de Isis es mucho peor

Por Scott Atran

Traducción: Adriana Raggi

Texto publicado originalmente en www.theguardian.com

Lidian con el caos, pero trabajan con un guión. La falta de comprensión de ello nos está costando caro.

1844

‘Hay un método discernible en el enfoque de Isis.’ Combatientes estado islámico en Raqqa. Foto: AP

Se trata de “la primera de la tormenta”, dice el Estado islámico. Y es de preguntarse.  Las escenas caóticas en las calles de París y la reacción temerosa que esos ataques provocaron son precisamente lo que Isis había planeado y orado. Cuanto mayor sea la reacción en contra de los musulmanes en Europa y más profundo sea el envolvimiento del oeste en una acción militar en el Medio Oriente, los líderes Isis más felices serán. Debido a que se trata de la estrategia clave de la organización: la búsqueda, creación y gestión del caos.

Hay unas reglas del juego, un manifiesto: La gestión del salvajismo/caos, un tratado escrito hace más de una década bajo el nombre de Abu Bakr Naji, para el ala mesopotámica de al-Qaida que se convertiría en Isis. Piense en el horror de París y luego considere estos, sus principales axiomas.

Golpear objetivos blandos. “Diversificar y ampliar los ataques de hostigamiento contra el enemigo sionista-cruzado en cada lugar en el mundo islámico, e incluso fuera de él, si es posible, con el fin de dispersar los esfuerzos de la alianza del enemigo y así drenarlo en la mayor medida posible”.

Hiere cuando las víctimas potenciales tienen la guardia baja. Siembra el miedo en la población, daña economías. “Si un complejo turístico que los cruzados patrocinan … es atacado, todos los complejos turísticos de todos los estados del mundo tendrán que ser protegidos por el trabajo de fuerzas adicionales, que son el doble de la cantidad normal, y un enorme aumento del gasto.”

Examine los informes que sugieren que un joven de 15 años de edad, participó en la atrocidad del viernes. “Capturar la rebeldía de la juventud, su energía e idealismo, y su disposición para el auto-sacrificio, mientras que los tontos predican ‘moderación’ (wasatiyyah), seguridad y prevención de riesgos.”

Piense en la apreciación del grupo en el enfoque de causa y efecto: “Trabaja para exponer la debilidad del poder centralizado de Estados Unidos empujándola a abandonar la guerra psicológica de los medios y la guerra por representación hasta que combata directamente.” Lo mismo ocurre con Francia, el Reino Unido y otros aliados.

Existe un marco de reclutamiento. La zona gris, una editorial de 10 páginas en la revista de Isis en línea Dabiq a principios de 2015, describe el área de penumbra ocupada por la mayoría de los musulmanes entre el bien y el mal, el califato y el infiel, que las “operaciones benditas del 11 de septiembre” liberaron. Citando a Bin Laden dice: “El mundo de hoy está dividido. Bush dijo la verdad cuando dijo: “O están con nosotros o están con los terroristas”, con el “terrorista” real siendo los cruzados occidentales.” Ahora, dijo, “ha llegado el momento para otro evento para … llevar división en el mundo y destruir la zona gris”. Los ataques en París fueron el más reciente capítulo de esta estrategia, dirigida a Europa, al igual que los recientes ataques en Turquía. Habrá más, mucho más, por venir.

Con esto en mente, es fundamental que entendamos lo que realmente está pasando.

Fanatismo Radical árabe sunita, que Isis ahora encabeza, es un movimiento revolucionario dinámico, contracultural de proporciones históricas en el mundo, con la fuerza de combate de voluntarios más grande y diversa desde la segunda guerra mundial. En menos de dos años, se ha creado un dominio sobre cientos de miles de kilómetros cuadrados y millones de personas. A pesar de ser atacado por todos lados por los enemigos internos y externos, no ha sido degradada en un grado apreciable, mientras que las raíces cada vez más fuerte en las zonas bajo su control y expansión de su influencia en focos de pobreza en toda Eurasia.

Tratar Isis simplemente como una forma de “terrorismo” o “extremismo violento” enmascara la amenaza. Desestimarlo simplemente como “nihilista” refleja una evasión deliberada y peligrosa de tratar de comprender y hacer frente a, su misión moral profundamente seductora de cambiar y salvar al mundo. Y el estribillo constante de que Isis busca volver atrás la historia a la Edad Media no es más convincente que una afirmación de que el movimiento del Tea Party quiere todo como estaba en 1776. La verdad es más complicada. Como Abu Mousa, jefe de prensa de Isis en Raqqa, lo puso: “Nosotros no estamos enviando a la gente a los tiempos de la paloma mensajera. Por el contrario, nos beneficiaremos con el desarrollo. Pero de una manera que no contradiga a la religión “.

Isis está intentando a llenar el vacío en donde existe un estado de “caos” o “barbarie” (al-tawahoush), como en el centro de Asia y África. Y donde hay caos insuficiente en las tierras de los infieles, llamado “La casa de la guerra”, que busca crear, como en Europa.

Concienzudamente explota la dinámica desalentadora entre el ascenso del islamismo radical y el resurgimiento de los movimientos etno-nacionalistas xenófobos que están empezando a minar seriamente la clase media – el pilar de la estabilidad y la democracia – en Europa en formas que recuerdan la crítica feroz que los comunistas y fascistas hicieron a la democracia europea en las décadas de 1920 y 30. El hecho de que la tasa reproductiva de Europa es de 1.4 hijos por pareja, lo que hace necesaria la inmigración de forma considerable para mantener una fuerza de trabajo productiva que pueda sostener el estándar de vida de la clase media, es un regalo del cielo para Isis, porque al mismo tiempo nunca ha habido menos tolerancia a la inmigración. Ahí está el tipo de caos que Isis está bien situada para explotar.

Como testifiqué ante el Comité de Servicios Armados del Senado estadounidense y ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas: lo que inspira a los actores más intransigentemente letales en el mundo de hoy no son tanto el Corán o las enseñanzas religiosas. Es una causa emocionante que promete gloria y estima. Jihad es un empleador igualitario, que da igualdad de oportunidades: fraterno, rápido, glorioso, chévere – y persuasivo.

Una encuesta de ICM de julio de 2014 sugiere que más de uno de cada cuatro jóvenes franceses entre las edades de 18 y 24 años tiene una opinión favorable o muy favorable de Isis, aunque sólo el 7.8% de Francia es musulmana. Es comunal. Más de tres de cada cuatro que se unen a Isis desde el extranjero lo hacen con amigos y familiares. La mayoría son jóvenes, en etapas de transición en la vida: inmigrantes, estudiantes, entre puestos de trabajo y compañeros, habiendo dejado a su familia nativa. Se unen a una “banda de hermanos (y hermanas)” listos para sacrificarse por un ideal.

Tenemos “contra-narrativas”, poco atractiva y sin éxito. En su mayoría negativas, se basan en la mensajería masiva a los jóvenes más que en el diálogo íntimo. Como un ex imam de Isis nos dijo: “Los jóvenes que vienen a nosotros no están para ser sermoneados como niños estúpidos; son en su mayor parte comprensivos y compasivos, pero desorientados.” Una vez más, no hay método discernible en el enfoque de Isis.

Deseoso de reclutar, el grupo puede pasar cientos de horas tratando de enlistar a una sola persona, para aprender cómo sus problemas personales y agravios encajan en un tema universal de persecución contra todos los musulmanes.

Enfoques actuales contra la radicalización carecen del atractivo y la envergadura mayormente positiva de empoderamiento de la historia de Isis en el mundo; y el enfoque personalizado e íntimo hacia individuos en todo el mundo.

El primer paso para combatir a Isis es entenderlo. Aún tenemos que hacerlo. Ese fracaso nos cuesta caro.