Acoso femenino: una revisión sistemática

Female stalking: a systematic review

F Carabellese, D La Tegola, E Alfarano, M Tamma, C Candelli, R Catanesi. Departamento de Criminología y Psiquiatría Forense, Universidad de Bari, Italia

Resumen: El objetivo de esta revisión fue estudiar el “acoso femenino” y los rasgos específicos que caracterizan este fenómeno. Sigue leyendo

La acosadora

The female stalker

J. Reid Meloy Ph.D., Kris Mohandie Ph.D. and Mila Green Ph.D.

Article first published online: 23 FEB 2011

DOI: 10.1002/bsl.976

Resumen

Se llevó a cabo un estudio de 143 acosadoras, la participación de una amplia muestra de acosadores de América del Norte (N = 1005) reunidos por la policía, la fiscalía, y archivos de seguridad de empresas del entretenimiento (Mohandie, Meloy, Verde McGowan, y Williams, 2006). La típica acosadora era una mujer soltera, separada o divorciada en su mediados de sus 30 años con un diagnóstico psiquiátrico, la mayoría con un trastorno del estado de ánimo. Ella más probablemente perseguirá a un hombre conocido, extraño, o una celebridad, en lugar de una previa pareja íntima sexual. Cuando se compara con los acosadores masculinos, las acosadoras tenían significativamente menos frecuentemente antecedentes penales, y eran significativamente menos amenazantes y violentas. Su comportamiento de seguimiento era de una base de menor cercanía, y sus comunicaciones eran más benignas que los de los varones. La duración media de acecho fue de 17 meses, la duración modal era de dos meses. La reincidencia del acecho fue del 50%, con tiempo modal entre la acción y volver a ponerse en contacto con la víctima de un día. Cualquier relación real anterior (conocido sexual o íntimo) aumentaron significativamente la frecuencia de las amenazas y la violencia, aumentando de gran forma el efecto en la muestra femenina completa. El subgrupo más peligroso fue el de las acosadoras de anteriores parejas íntimas sexualmente, de los cuales la mayoría amenazaban y eran físicamente violentas. Las menos peligrosas eran las acosadoras femeninas de las celebridades de Hollywood. Dos de las variables de predicción de violencia en el acoso de hombres de McEwan, Mullen, MacKenzie y Ogloff (2009b)  fueron certificados con efectos moderados en el efecto para las mujeres externamente validadas: amenazas fueron asociadas con un riesgo mayor de violencia, y la escritura de cartas estaba asociado con una reducción del riesgo de violencia.

Abstract

A study of 143 female stalkers was conducted, part of a large North American sample of stalkers (N = 1005) gathered from law enforcement, prosecutorial, and entertainment corporate security files (Mohandie, Meloy, Green McGowan, & Williams, 2006). The typical female stalker was a single, separated, or divorced woman in her mid-30s with a psychiatric diagnosis, most often a mood disorder. She was more likely to pursue a male acquaintance, stranger, or celebrity, rather than a prior sexual intimate. When compared with male stalkers, the female stalkers had significantly less frequent criminal histories, and were significantly less threatening and violent. Their pursuit behavior was less proximity based, and their communications were more benign than those of the males. The average duration of stalking was 17 months, but the modal duration was two months. Stalking recidivism was 50%, with modal time between intervention and re-contacting the victim of one day. Any prior actual relationship (sexual intimate or acquaintance) significantly increased the frequency of threats and violence with large effect sizes for the entire female sample. The most dangerous subgroup was the prior sexually intimate stalkers, of whom the majority both threatened and were physically violent. The least dangerous were the female stalkers of Hollywood celebrities. Two of the McEwan, Mullen, MacKenzie, and Ogloff (2009b) predictor variables for stalking violence among men were externally validated with moderate effect sizes for the women: threats were associated with increased risk of violence, and letter writing was associated with decreased risk of violence.

——

Sigue leyendo

Ciberacoso (“cyberbullying”) en el país vasco: diferencias de sexo en víctimas, agresores y observadores

Maite Garaigordobil y Jone Aliri. Universidad del País Vasco (España)

Resumen

El estudio tuvo como objetivo analizar diferencias de sexo en ciberacoso, con una muestra de 3.026 participantes del País Vasco (España) de 12 a 18 años, 51,5% mujeres y 48,5% varones. Se administró el “Test cyberbullying” (Garaigordobil, 2013) que evalúa la frecuencia con la que 15 conductas han sido sufridas, realizadas y observadas durante el último año, obteniendo cuatro indicadores psicométricos: victimización, perpetración, observación, victimización agresiva. Sigue leyendo

No hay que subestimar la peligrosidad de las mujeres acosadoras, insta estudio

por Joan Arehart–Treichel

Hay mucho menos mujeres que hombres acosadores –solamente de un 12 por ciento a un 13 por ciento de todos los acosadores, según algunos cálculos. Pero ¿cómo se comparan las acosadoras con sus homólogos masculinos? ¿Son igual de depredadoras y peligrosas? Sigue leyendo

German Study Finds Stalking May Stop, But Victims’ Suffering Does Not

Joan Arehart-Treichel

Stalking can have deleterious effects on victims’ mental and physical health not only at the time of stalking, but later in life, eroding their positive mood, vitality, and general interest in life. Sigue leyendo

The management of stalkers

Paul E. MullenMichele Pathé and Rosemary Purcell

Una tipología de el/la acosador/a

El/la rechazado/a quien persigue a sus ex-parejas, ya sea con la esperanza de la reconciliación, o de venganza, o de una mezcla de ambos.

Buscadores de intimidad quien acosa a alguien a quien creen que aman y que piensan que les corresponde.

Pretendientes incompetentes que inapropiadamente molestan a alguien, por lo general en la búsqueda de una cita o un breve encuentro sexual.

Los/as resentidos/as que persiguen a sus víctimas para exigir venganza por algún daño real o percibido.

El/la depredador/a cuyo acoso es parte de agresiones sexuales

Sigue leyendo

Woody Allen habla

Nadie quiere desalentar que las víctimas de abusos hablen sobre lo que les pasa, pero uno debe tener en mente que a veces hay gente que es falsamente acusada y que es algo también terriblemente destructivo.

Woody Allen

Sigue leyendo

Trastornos de la personalidad

(Resumen Del DSM-IV → Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales)

Un trastorno de la personalidad es un patrón permanente e inflexible de experiencia interna y de comportamiento que se aparta acusadamente de las expectativas de la cultura del sujeto, tiene su inicio en la adolescencia o principio de la edad adulta, es estable a lo largo del tiempo y comporta malestar o perjuicios para el sujeto. Sigue leyendo

La relación entre el acoso cibernético y el suicidio por Justin W. Patchin

En los medios de comunicación en los últimos años se han mostrado muchos incidentes de alto perfil y trágicos que han vinculado los suicidios de adolescentes a las experiencias con el ciberacoso. La conexión entre el suicidio y la agresión interpersonal no es nada nuevo, como ya un gran número de estudios han documentado la asociación entre la intimidación y el suicidio. Sameer y yo escribimos un artículo que se publicará en los próximos meses y que explora la relación entre el acoso (tanto tradicional como cibernético) y la ideación e intentos suicidas. Encontramos que aquellos que experimentan bullying (y aquellos que intimidan) reportan mayores niveles de ideación suicida y tienen más probabilidades de haber intentado suicidarse.
Sigue leyendo

Am I a Stalker?

If you are not sure whether or not your behavior classifies as stalking (“menacing by stalking” in some states), refer to the laws for your state, province, or country. If this is still not clear, an attorney may be able to provide you with additional information. Legal Resources are provided as a place for you to start.

Sigue leyendo