Violentas

María Jesús Izquierdo ha señalado que en el binomio agresor/víctima aplicado a las relaciones entre varón y mujer se define la realidad en términos del sujeto agresor como malo y la sujeto agredida como buena, de tal modo que ella queda en un rol infantil, condenada a la pasividad. Para Izquierdo la negación de las mujeres como sujetos capaces de ejercer violencia sólo propicia la continuidad de las agresiones entre los miembros de la pareja. Sigue leyendo