No hay perdón: centro femenil tepepan Por Magali Tercero

La otra contenta: “Ya ni chingan, puros impedimentos y una aquí sola”. Después me entero de que es prostituta y la agarraron en Mazatlán con coca. Cumple su sentencia en el Reclusorio Norte, pero la trajeron a Tepepan para darle atención psicológica. El chisme del día es que dos reclusas intercambiaron su visita íntima clandestina. “Es que le gustó más el otro”, dice cachondamente. Sigue leyendo