“Violencia, luto y política” por Judith Butler

Propongo considerar una dimensión de la vida política que tiene que ver con nuestra exposición a la violencia y con nuestra complicidad en ello, con nuestra vulnerabilidad ante la pérdida y la tarea de luto que la sigue, y con la búsqueda de unas bases para la comunidad en estas condiciones. Sigue leyendo

Preguntas sobre la tragedia

El Presente del Pasado 2.0

por Pedro Salmerón Sanginés*

El viernes 7 de noviembre escuché el informe rendido por el procurador general de la república, licenciado Jesús Murillo Karam, sobre la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, municipio de Tixtla, Guerrero; los 43 muchachos desaparecidos con la complicidad de los poderes del estado, de quienes el procurador nos dice que están muertos. En medio de la rabia y el dolor que me abrumaban, se me ocurrió esas misma tarde una acción inmediata, la única que en mi impotencia encontré: una huelga de hambre indefinida hasta que la autoridad nos diera respuesta a las preguntas fundamentales: ¿dónde están?, ¿qué les hicieron?, ¿quién se los hizo?, ¿por qué?

Las respuestas me hicieron mudar propósito, tras 36 horas de pasmo absoluto, de dolor que no me permite imaginar siquiera el de los padres y madres y esposas y…

Ver la entrada original 1.383 palabras más

Crisis y tragedia: investigar a fondo

Imanol Ordorika – Adolfo Gilly

Publicado en: La Jornada

El informe sobre el estado de las investigaciones en el caso de la desaparición de 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, presentado por el procurador general, Jesús Murillo Karam, a través de la televisión fue contradictorio, incompleto, apresurado y contrario a la ley procesal. No se sabe en qué condiciones esos tres de los presuntos delincuentes aceptaron confesar ante la televisión los delitos por los cuales han sido apresados, ni cuáles normas legales permiten que en los inicios de la fase de la instrucción del proceso penal esas declaraciones y confesiones se hagan públicas ante el país entero. Por otra parte, esta ceremonia pone en riesgo la marcha entera de la investigación y las posibilidades de apresar a otros autores y cómplices todavía prófugos.

Memoria de los normalistas rebeldes

El Presente del Pasado 2.0

por Mariana González Saravia Peña *

En el Archivo General de la Nación están todos, sin escapatoria: Adolfo López Mateos, Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría, José López Portillo, Fernando Gutiérrez Barrios, las cien verdades de Nazar Haro, Luis de la Barreda, los Halcones, Lucio Cabañas, Genaro Vázquez Rojas, las víctimas de Tlatelolco, el Jueves de Corpus, la guerra sucia. Antes de que alguna otra sección del archivo se abriera al público en el mes de junio del 2002, los investigadores podían llegar hasta el umbral del 2 de octubre de 1968. A partir de ahí la información quedaba vedada: secreto de estado. Se trataba de dos kilómetros lineales de expedientes a los que nadie podía asomarse. El espacio pertenecía a la Secretaría de Gobernación y su órgano represivo, la Dirección Federal de Seguridad: Julio Scherer García y Carlos Monsiváis, Los patriotas: De Tlatelolco a la guerra sucia (México: Aguilar, 2004).

Ver la entrada original 1.065 palabras más